Sebastián Sinisterra

Miguel de Miguel. Vive sumergido en el trabajo. Dedicado a la empresa de su familia. Hábil en los negocios, sabe ver oportunidades donde otros no. Desde que creyó que Sara lo había engañado y había sido responsable de la muerte de Patricia, no volvió a confiar en ninguna mujer.

Cuando vuelve a vivir con Sara, entra en conflicto consigo mismo, porque en el fondo la sigue amando. Tiende a ser lógico y distante, exigente con sus empleados, pero de buen trato. Con gran sentido de la justicia, es inflexible con las cosas que no marchan bien.

Siente gran debilidad por sus hijos, especialmente por Lucía, a quien le tolera muchas de sus locuras.